Sanar Traumas

En ocasiones las personas vivimos situaciones que, por resultar demasiado intensas o inesperadas, se nos hace imposible procesar o asimilar hasta el punto en que estas vivencias condicionan nuestra vida en diferentes aspectos durante un largo tiempo o incluso años, generándonos además sintomatología de todo tipo tanto física como psíquica.

Esta sintomatología puede abarcar desde ansiedad, miedo, pesimismo, una baja percepción de uno mismo, incapacidad para tomar decisiones o para avanzar en la vida a nivel personal o laborar, hasta cualquier dolencia o enfermedad física.

Lo que sucede cuando una persona sufre un trauma es que su cerebro se desequilibra de manera que las emociones relacionadas con ese hecho quedan atrapadas en uno de los hemisferios cerebrales no pudiéndose procesar lo sucedido por el otro hemisferio, y bloqueándose así el proceso natural de curación del cerebro humano.